CONSEJOS FORMATIVOS
Pasos a seguir para ser un buen albañil

Pasos a seguir para ser un buen albañil

Un buen albañil primero tiene que entrar a la obra con un trabajo de peón para así aprender los materiales, morteros, hormigones y la forma de amasarlos y tratarlos, un peón al principio nos puede parecer que en este trabajo no se aprende nada de albañil, pero no es así, con solo mirar a los maestros albañiles como realizan diferentes trabajos y preguntando las dudas que tengamos con el paso de unos 2 años ya habremos aprendido mucho, y quizás más de lo que nosotros pensamos, a los 2 años aproximadamente se sube de categoría y se pasa de peón a aprendiz, aquí cuando ya tenemos las herramientas de albañil todas nuevas en una caja y empezamos a intentar levantar una pared, nos damos cuenta que no sabemos nada y que esto es muy difícil, pero lo importante es no desanimarse he ir practicando, y con unos meses de práctica veremos que dominamos mejor el arte de la “paleta”, todos los trabajos de un aprendiz son previamente preparados por un maestro albañil quien nos guiará y nos informará la forma de ejecutar los trabajos, y así con paciencia y el paso del tiempo nos vamos forjando como albañil pero poco a poco, en algunas ocasiones el maestro albañil nos mandará construir un tabique o pared y nos dejará que nos lo marquemos nosotros mismos, pero siempre con su vigilancia de cerca, seguro que de primero no nos quedara muy bien, pero al segundo ya nos quedará mejor, y así vamos cogiendo confianza a la obra y aprendiendo el saber hacer, eso se aprende con el día a día, cuando llevamos unos 2 años de aprendiz nuestro próximo salto de categoría es oficial de segunda, cuando se es oficial de segunda ya podemos realizar algunos trabajos nosotros mismos sin el maestro albañil, pero trabajos sencillos y fáciles, también ya podemos empezar a mirarnos un plano y aprender a entenderlo y marcar paredes, ventanas, alturas y otras cosas, incluso podemos ya realizar pequeñas obras o reformas nosotros solos cosa que nos ayudará a subir nuestra autoestima. Aquí de momento hemos hablado de la primera parte de como ser un buen albañil, y solo hemos tratado las categorías y la forma de realizar los trabajos, pero hay otra cosa que es muy importante es el carácter que hay que tener para entenderse bien con los maestros albañiles, ellos son hombres que llevan hasta 40 o 50 años en la obra y saben mucho y han sufrido mucho, por esfuerzo o incluso por hambre, los tenemos que tratar con mucho respeto y hacer todo lo que nos manden y de la forma que ellos nos lo indican, esa es la base fundamental para conseguir llegar al final de nuestro oficio, si nosotros no nos llevamos bien con el maestro albañil el no nos enseñara a trabajar ni nos explicara los trucos y las maneras más fáciles de hacer las cosas, conclusión que el maestro albañil siempre estará por encima de nosotros queramos o no, pero es que ademas El se lo merece. Dicho esto seguimos con el ascenso a albañil de primera cuando llevemos 2 años de albañil de segunda, nuestra próxima categoría será la de albañil de primera, pero eso depende también de cada persona en algunos casos el camino puede ser mas corto y en otras ocasiones puede ser más largo, aunque parezca lo mismo albañil de primera no es ser maestro albañil, para llegar a maestro albañil hay que tener otras dotes saber mucho de construcción y saber mandar y calcular escaleras y otros trabajos que requieren años de practica, a la categoría de maestro albañil solo llegan unos pocos, el resto se quedan como buenos albañiles, Aquí quizás podríamos decir que el maestro albañil es el capataz de la obra, que es tal y como se define ahora en estos tiempos, Trabajos y responsabilidades de un maestro albañil: Es el que esta en contacto con el jefe de la empresa que es quien le da las ordenes oportunas y le manda que trabajos interesa realizar, y suelen hablar de como hacer el trabajo más fácil y mas rentable, también tiene la obligación de atender al arquitecto de la obra y contarle las dudas o preguntas que tenga, para así poderlas transmitir al jefe y a los albañiles de la obra.

Saber más >

AISLAMIENTO TERMICO

AISLAMIENTO TERMICO

Un estudio asegura que el aislamiento es el mejor sistema de ahorro, en nuestro almacén disponemos de todo lo necesario para conseguir que tú vivienda sea sostenible. La Casa que Ahorra ha realizado un análisis para determinar por dónde pierden energía las casas y se ha demostrado que el aislamiento es el mejor sistema para evitarlo. En la mayoría de las viviendas construidas el sistema de aislamiento no es el correcto o es inexistente, lo que puede provocar que la calificación energética de la vivienda sea muy baja. En la mayoría de las viviendas construidas el sistema de aislamiento no es el correcto o es inexistente, lo que puede provocar que la calificación energética de la vivienda sea muy baja. Por este motivo, Knauf Insulation, empresa especializada en aislamiento y socio de la Fundación La Casa que Ahorra, cree que SUPAFIL 034, lana Mineral inyectada en los muros de doble hoja de la fachada, puede contribuir a la mejora de la calificación energética de las viviendas y edificios, ya que es un sistema de aislamiento, barato, de fácil instalación y sin obras. Con este sistema de aislamiento se logra mayor confort térmico y acústico en la vivienda, pudiendo suponer un ahorro de alrededor de un 50% en las facturas energéticas. Las acciones que logren una mejora de la calificación energética y de la correspondiente etiqueta serán un reclamo tanto para compradores como para inquilinos, puesto que no sólo aseguran el confort de la vivienda, sino un considerable ahorro en las facturas mensuales. A partir del 1 de junio de 2013 es necesario tener la Etiqueta de Certificación Energética de Edificios (CEE) tanto para alquilar como para vender viviendas y edificios. Fuente: www.construnet.net

Saber más >