Acabar con las infiltraciones de aire: el primer paso para ahorrar energía y aumentar el confort

A veces no le damos mucha importancia, pero unas ventanas mal selladas pueden echar al traste el confort y bienestar térmico dentro de casa. Por mucho que pongamos la calefacción o el aire acondicionado, si hay rendijas se nos colará viento y frío en invierno y mucho calor en verano.

¿Por qué se generan estas infiltraciones de aire?

Se puede dar el caso de que estas infiltraciones se produzcan debido a una mala instalación, pero no es lo habitual.

Dependiendo del material, al sistema de apertura y al ajuste del marco de los diferentes tipos de carpinterías, se pueden producir rendijas que dejan pasar el aire en función de una diferencia de presión entre el exterior y el interior de la vivienda: es lo que se conoce como permeabilidad, generándose infiltraciones de aire incontroladas, que producen perdidas de calor y frío en invierno o verano respectivamente.

¿Y cómo sé si mis ventanas están mal selladas?

Lo primero es detectar si existen corrientes de aire a través de puertas o ventanas, algo que puedes comprobar fácilmente de manera casera, y hay algunos indicios que indican claramente que tengas fugas o infiltraciones de aire.

Lo más evidente es notar el confort térmico de tu casa: si a pesar de tener la calefacción encendida, la casa no se calienta, es muy probable que las ventanas estén mal aisladas.

Además, si en los cristales hay un elevado grado de condensación, eso significa que éstas no aíslan correctamente.

Para salir del todo de dudas, te aconsejamos un truco casero pero fiable: sujeta una vela encendida junto a la ventana: si la llama oscila, es porque hay infiltraciones de aire.

Reducir infiltraciones de aire incontroladas = mayor confort térmico

Una vez hemos averiguado de dónde proceden estas infiltraciones de aire, ¡el siguiente paso es intentar solucionarlo! Esta época es buen momento, antes de que se meta de lleno el frío del invierno. Para ello hay varias opciones, que deberá valorar idealmente un profesional tras estudiar qué solución es lo mejor en vuestro caso:

  • Sellar las rendijas: Si las infiltraciones se producen a través de la unión entre la carpintería y la pared, se procederá al sellado mediante productos específicos para esta zona (masillas o siliconas). Lo ideal es que consultes con tu tienda de materiales para escoger la mejor solución.
  • Colocar burletes: Si las infiltraciones se producen a través de la propia carpintería, lo más efectivo será colocar burletes: una solución barata y fácil de colocar hasta que puedas cambiar las ventanas por unas más eficientes.
  • Cambio de ventanas: si quieres acabar de forma definitiva con las infiltraciones de aire, sin duda lo óptimo es cambiar las ventanas por unas mas eficientes. Las carpinterías metálicas o de PVC ofrecen, en principio, mejores resultados, ya que tienen una mayor estanqueidad y permiten menor paso de aire. Todo ello acompañado de un buen ajuste del marco (mejor ventanas abatibles que correderas), la calidad del producto y una buena colocación podrán dar lugar a un ahorro considerable.

Mejora el aislamiento con ventanas eficientes

Y ahora, la recompensa; ¿qué obtenemos si eliminamos las infiltraciones no deseadas? Como es lógico, tu casa tendrá mayor confort térmico, pero no solo eso sino que también ahorrarás energía, con la consiguiente reducción en el consumo y el coste en la factura, que puede llegar a ser de entre el 5 y el 15% por hogar al año.

Eso sí, es fundamental que, una vez bien aislada la casa, te asegures de ventilar adecuadamente para seguir manteniendo la calidad del aire en el interior.

Por Cuida tu Casa|29 octubre 2021|Ahorro energéticoConfort térmico|