aceptar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Para más información pulse aquí

CLAVES PARA ADAPTAR EL HOGAR A NUESTROS MAYORES

Casas para nuestros mayores: cuidémosles tanto como ellos nos han cuidado

La población española tiene una edad media de 43,7 años, y un 76% de las viviendas en propiedad. Mejorarlas y adaptarlas a medida que vamos cumpliendo años, con el fin de garantizar la accesibilidad y evitar accidentes, es una necesidad creciente.

Y es que a medida que nos hacemos mayores, nuestras necesidades también cambian y es necesario adaptar ciertos aspectos de nuestras viviendas para asegurar que podamos seguir manteniendo una buena calidad de vida y confort en nuestra propia casa.

Por eso es muy importante, a la hora de plantear una reforma, hacerlo pensando en estos aspectos de accesibilidad y ergonomía, a los que quizás no damos importancia ahora pero que nos evitarán una segunda reforma cuando vayamos envejeciendo, o bien si nuestros padres o familiares mayores viven en casa con nosotros.

Pero, ¿qué aspectos debemos tener en cuenta para adaptar el hogar a las personas mayores?

Suelos antideslizantes

Todos conocemos casos cercanos de caídas de personas de la tercera edad en nuestro entorno, por lo que contar con suelos totalmente lisos (sin impedimentos, como escalones o desniveles) y antideslizantes en zonas húmedas, es una prioridad.

La elección del tipo de suelo también es importante; no es lo mismo un suelo de madera, que te aportará calidez, frente a uno cerámico que te aportará mayor frescor y facilidad de mantenimiento. Por eso es importante saber qué es lo que buscamos y cuáles son nuestras necesidades.

Otra alternativa sería aprovechar para poner un suelo radiante, en este caso, lo mejor sería elegir un suelo poco aislante, para aprovechar todo el calor del mismo.

El baño

Cambiar la bañera por plato de ducha es la reforma estrella en hogares con personas mayores, y no es por casualidad: saltar el desnivel de una bañera para hacer algo tan cotidiano como ducharse es un enorme obstáculo que disminuye mucho su calidad de vida. Es importante también que la ducha cuente con barras de sujeción, y si hay suficiente espacio, con una banqueta o escalón de obra para sentarse. El suelo de la ducha debe ser antideslizante.

Por otro lado, lo ideal es que también junto al inodoro coloquemos una barra de sujeción, o al menos que se deje el espacio pertinente para la misma para cuando sea necesario evitar la realización de otra obra y ahorrar tiempo y dinero.

La cocina

Aparte de todas las medidas claves para asegurar una correcta accesibilidad, es conveniente tener a mano los utensilios de cocina que se usan con mayor frecuencia.  A la hora de realizar una buena reforma es importante pensar de antemano la distribución y funcionalidad para que vayan acorde con la altura del usuario de las mismas. Para evitar quemaduras, son mejores las cocinas de inducción o vitrocerámicas antes que las de gas.

La habitación

Lo principal es que la cama no tenga una altura correcta, para que se eviten daños en las articulaciones y el daño sea el menor posible. En el caso de los mayores que viven solos, hay sistemas de teleasistencia para mayores que les contestan directamente, y tan solo pulsando un botón, con los servicios de emergencia o 112.

Es muy habitual que las personas mayores se levanten varias veces por la noche para ir al baño, por lo que es muy cómodo que, para evitar caídas al ir a oscuras, puedan tener cerca de la cama un interruptor de la luz, así la podrán encender sin moverse de la cama. Otra alternativa, se puede contar con sensores de luz bajo la cama, para activarse cuando hay movimiento y generar un camino de luz hasta el baño.

El salón

La máxima en las casas donde viven nuestros mayores es: menos es más. Mejor si tenemos pocos muebles y asegurarnos de que no entorpezcan el paso. Además, deben ser estables (estar bien anclados a la pared, que no se tambaleen, etc). 

En cuanto a las sillas y los sillones, deben tener respaldos altos y reposabrazos. Y deben tener la altura apropiada para poder sentarse y levantarse con facilidad de los mismos o poder disponer de cojines suficientes para facilitarlo.

Por Cuida tu Casa|15 febrero 2021|AccesibilidadConfort térmicoDesignRedistribución de espacios|