aceptar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Para más información pulse aquí

Tratamientos para mantener el agua de la piscina limpia

Para que puedas disfrutar de la piscina en condiciones y consigas un agua cristalina es fundamental que respetes una serie de pautas periódicas. Estas pautas no solo mantendrán el agua limpia, sino que también evitarán posibles focos de infecciones.

Tratamientos para el agua de la piscina

El agua puede ser tratada mediante dos formas:

– La instalación de un purificador de agua.

– Un tratamiento químico, que conlleva agregarle una serie de productos para desinfectarla y asegurar que el baño sea inocuo. Es importante que recuerdes proceder a la adición de productos químicos, siempre en ausencia de bañistas. Hablaremos de los tratamientos más habituales.

El cloro

El cloro se encarga de evitar la aparición de microorganismos que pueden causar infecciones. También es el responsable de conseguir que el agua se mantenga transparente y limpia.

Para saber la cantidad que debes añadir, primero te recomendamos que hagas un estudio de la cantidad de personas que se bañan de forma periódica y del volumen del agua, entre otros.

Si la concentración de cloro es muy elevada, pueden aparecer picores en los ojos y piel.

El alguicida

Las algas son seres vivos que promueven la aparición de hongos y bacterias, y el calor del verano fomenta su presencia. Con un alguicida evitarás esa aparición. Para que este producto aumente su eficacia debe ir acompañado de productos desinfectantes, como el cloro o el bromo. La cantidad recomendada es de cinco gramos por metro cúbico de agua cada quince días.

El floculante

Es el responsable de disolver las partículas minúsculas en suspensión que se acumulan en las piscinas y de hacer que estas partículas se hagan más grandes para que el filtro pueda retenerlas. La cantidad recomendada es de 10 gramos por metro cúbico cada quince días.

El controlador de pH

El pH de la piscina debe oscilar entre 7 y 7,8. Si mantienes este rango, conseguirás un agua clara y carente de peligros para la piel.

Si el pH es demasiado bajo, aumenta el riesgo de que se corroan algunos elementos metálicos que forman parte de la composición de la piscina, además de que puede producir irritaciones en los ojos y la piel de los bañistas.

Si, por el contrario, es demasiado elevado, el efecto de los productos encargados de desinfectar disminuye, llegando a formarse incrustaciones calcáreas y haciendo que el agua se enturbie.

Cuidado del filtro

Si mantienes un buen cuidado del filtro de la piscina, los tratamientos químicos serán más eficaces. Con un filtro sucio la calidad del agua empeorará y se multiplicarán los gérmenes.

¿Qué hacer si el agua de la piscina está turbia?

En el caso de que te encuentres con el agua turbia o notes la presencia de algas, te recomendamos que utilices un tratamiento de choque con dicloro granulado y añadas floculante líquido con el fin de una óptima recuperación del estado del agua.

Tras la aplicación de los productos, consideramos muy importante que realices un filtrado durante unas horas y cepilles las paredes y el suelo de la piscina.

Imágenes de Rosa Gres

Por Pedro Martín Llach|21 junio 2019 | Cuida tu casa