¿Quieres ganar espacio en casa? Apuesta por puertas correderas

Si hay una reforma sencilla y con la que conseguirás ganar amplitud y dar un nuevo aire a tu casa, puede ser sin duda ésta: cambiar las puertas de acceso al salón, por ejemplo, por puertas correderas, hará que ganemos espacio y que la sensación visual sea de mucha más amplitud.

Otro espacio en el que se suele elegir mucho esta opción es para separar la cocina del salón. Y es que las cocinas abiertas están de moda pero no son la opción ideal par todo el mundo (por malos olores, etc) y una opción intermedia es precisamente ésta: dejar una cocina de concepto abierto, pero con la posibilidad de puertas correderas para separar los espacios cuando nos interese.

Ventajas y desventajas de las cocinas abiertas

Antes de plantearte nada, debes comprobar que cuentas con espacio para la instalación de este tipo de puertas, y para ello debes contar con una pared libre de como mínimo el doble del tamaño de la puerta en sí; de lo contrario, el desplazamiento de la puerta no será posible o se quedará a medias.

Hay varios tipos de puertas correderas pero básicamente podemos dividirlas en dos: las vistas, y las ocultas o empotradas (solo estas ultimas necesitarán obra para su instalación).

Puertas correderas vistas

Son la opción ideal si quieres una reforma express y sencilla, ya que no requiere de obra. La puerta se deslizará por unas guías que quedan a la vista solo en uno de los lados, es decir, por ejemplo si la puerta separa el salón del pasillo, estas guías solo se verán por la parte del salón.

De todas formas, hay también la posibilidad de dejar los mecanismos ocultos, por ejemplo mediante un embellecedor que sirva como caja de desplazamiento.

Puertas correderas ocultas o empotradas

Ahora está… ¡ahora no! Este modalidad permite hacer ‘desaparecer’ la puerta por completo, generando espacios minimalistas y prácticos.

El ‘inconveniente’ de esta opción es que sí que requiere realizar una pequeña reforma, consistente en abrir un hueco en la pared para meter las guías de la puerta. Eso sí, a nivel estético el resultado es espectacular ya que ningún mecanismo queda a la vista.

Una vez conocidas ambas modalidades, ya solo quedaría elegir entre la infinidad de modelos de puertas y diseños que más te gusten.

Las más tradicionales son las puertas de madera, ya sea natural o sacadas en blanco, pero es cierto que las puertas correderas de cristal están ganando enteros, ya que además es un material que permite que la luz traspase a los diferentes ambientes que separa, por lo aparte de en espacio, ganarás en luminosidad.

Por Cuida tu Casa|17 noviembre 2021|DesignRedistribución de espacios|