El ruido: enemigo número uno de un buen descanso

Todos soñamos con tener un buen descanso. Dormir del tirón y despertar habiendo tenido un sueño reparador es una de las cosas que más influyen en nuestra salud general y en nuestro rendimiento diario, así como en nuestro estado de ánimo.

Hay muchos factores que pueden dificultar ese buen descanso, por ejemplo relacionados con el estrés o las preocupaciones.

Pero hay otros motivos que muchas veces minimizamos, y que sin embargo tienen una importancia fundamental a la hora de propiciar que tengamos un descanso reparador. Por eso en este post vamos a hablar de todo lo que está en nuestra mano mejorar, como las condiciones acústicas y ambientales idóneas en nuestro dormitorio.

El ruido: a cada problema, una solución

Depende de cada persona pero, en general, conciliar el sueño es más difícil cuando tu habitación no cuenta con un buen aislamiento acústico. Las viviendas en España, especialmente las construidas antes de 2009, cuentan con un aislamiento acústico deficiente, pero con las soluciones adecuadas podemos reducir las molestias acústicas hasta en un 70%.

Eso sí, el ruido ‘se cuela’ por muchos puntos, por lo que aislar una única pared puede que no sea suficiente.

  • En el caso de que las molestias vengan del exterior (tráfico, etc), una buena solución es colocar ventanas con doble acristalamiento y con cámara de aire intermedia.
  • En cambio, si el ruido procede de la casa contigua, habrá que trasdosar los tabiques medianeros entre pisos, por lo que es posible que haya que contar con la colaboración de los vecinos.
  • Si los ruidos proceden de los vecinos de arriba, lo ideal sería aislar la fuente del ruido (es decir, su suelo). Pero como esto no suele ser posible, normalmente los falsos techos son una buena solución. En el caso que el sonido que nos moleste sea el que viene del piso inferior, tendremos que aislar nuestro suelo.
  • Una solución muy sencilla y que normalmente pasamos por alto a la hora de reformar el baño es aislar acústicamente las bajantes. Con ello, se minimiza notablemente el ruido que producen las descargas de las cisternas.

¿Qué otras cosas puedes mejorar en tu habitación para descansar mejor?

  1. Ventilar, ventilar y ventilar: hemos insistido mucho estos meses, a colación de la pandemia de covid, en la importancia de la ventilación, pero ¿sabías que una habitación mal ventilada puede también empeorar la calidad del sueño? Es fundamental abrir las ventanas de 15 a 20 minutos al día (en invierno, hazlo en las horas centrales del día, cuando haga menos frío).
  2. El calor es uno de los principales enemigos del sueño, por lo que mantener la temperatura ideal es clave para dormir bien. La temperatura perfecta para dormir está en los 17º o 18ºC. El abuso de la calefacción en invierno o del aire acondicionado en verano no son aconsejables, ya que resecan las vías respiratorias, por lo que debemos apagarlos antes de ir a dormir. (Los termostatos serán de gran ayuda, nos ayudarán a mantener la temperatura de forma constante y sostenible).
  3. ¡SOS alérgicos! Si el polvo es tu principal enemigo, debes evitar tener en tu habitación moqueta, alfombras o cortinas excesivamente gruesas, ya que estos materiales pueden llegar a acumular un gran número de ácaros. En cualquier caso, te aconsejamos pasar la aspiradora al menos una vez cada tres días para evitar este riesgo.

Por Cuida tu Casa|15 febrero 2022|Confort acústicoSalud|