¿Sabes qué es el hormigón celular? Te contamos todo sobre este material que entra poco a poco en España

Cada vez estamos más concienciados de que un buen aislamiento de la envolvente de una casa o edificio es la clave para alcanzar confort térmico. En España, la solución habitual para aislar suele ser añadir a la estructura de ladrillo una capa de aislamiento (las hay de distintos materiales) y un panel de yeso.

Pero, ¿y si te decimos que hay un material, aún poco extendido en España, que sustituye al propio ladrillo y tiene todas las propiedades del material aislante y muchas más ventajas añadidas? Y todo el secreto está en el mismo material. Sí, hoy hablamos del hormigón celular curado en autoclave (HCCA).

Larga tradición en Europa

El hormigón celular curado en autoclave (HCCA) se inventó hace 100 años en Suecia como alternativa a los materiales de construcción tradicionales.

A lo largo de los años, el material ha demostrado su excelente desempeño y ahora es el material de construcción por excelencia en las regiones frías de Europa, aunque también en las regiones tropicales de América Latina y en el clima desértico del Golfo Pérsico.

En países muy fríos como los del Norte de Europa, nos suele llamar la atención que por mucho frío que haga en la calle, siempre hay una temperatura agradable dentro de las casas, como para poder incluso caminar descalzo e ir en manga corta. En verano, a la inversa: dentro de la casa se mantiene una temperatura fresca, a pesar del calor exterior.

Esta sensación la conoce bien Irina Savicheva, quien ha vivido en Ucrania y Rusia toda su vida, y por eso cuando comenzó el proyecto de hacerse una casa en el Sur de España, no dudó: “a mí me bastó vivir unos años en España en las casas construidas de ladrillos o “capuchina” (ladrillo + aislamiento + paneles de yeso), como están construidas la mayoría de viviendas en España, para querer construir mi propia casa de otra manera más sostenible y ecológica, en concreto con hormigón celular, y así mejorar radicalmente la confort y calidad de mi vida sin recurrir a los gastos adicionales”.

¿Cuál es la singularidad y ventajas del Hormigón celular curado en autoclave sobre el ladrillo habitual?

Le hemos preguntado a Irina cuáles son las diferencias y ventajas principales de vivir en una casa construida en este material, y vamos a ir desgranando una a una.

Aislamiento térmico

Como hablábamos al principio, este material proporciona un excelente confort térmico, protege tanto del frío como del calor, y esto es debido a su estructura porosa. Al mismo tiempo, las facturas de electricidad se ven significativamente reducidas. Además, tal y como destaca Irina, “una casa construida con bloques de hormigón celular puede obtener certificado energético clase A , depende de tipo de los bloques, incluso se puede alcanzar la categoría de casa pasiva, lo que aumenta su valor de reventa sin necesidad de realizar costosas inversiones en aislamiento adicional”.

Aislamiento acústico

Las mismas propiedades porosas que otorgan el confort térmico hacen que el hormigón celular tenga un sorprendente aislamiento acústico, aumentando el confort acústico especialmente de las familias numerosas o de los ruidos procedentes del exterior.

Transpirabilidad

Irina afirma que en su casa “no hay lugar para la humedad”. Esto se debe a que el propio material, al ser transpirable, previene la aparición de hongos y moho. Además, al no tener huecos por dentro, el hormigón celular no deja a los insectos crear sus colonias dentro de los muros. Al mismo tiempo, el material es ecológico, hipoalergénico y no tiene ningún impacto negativo en la salud humana.

Ahorro

El uso en construcción del hormigón celular curado en autoclave puede reducir las facturas por la luz o el gas hasta tres veces. Pero una cosa es la teoría y otra, la práctica. Siguiendo con el ejemplo de la casa de Irina, “la factura de la luz en mi casa de 400 m2 no supera unos 200-300 euros al mes, siendo la mitad de esa factura en concepto de 15Kw de potencia contratada”.

Tiempo de ejecución de la obra

La precisión del tamaño de los bloques, su peso ligero… todo reduce significativamente el tiempo de construcción, lo que se traduce en un ahorro del precio de la obra. “El valor calculado del coste de mano de obra debido a la reducción en el tiempo de levantar los muros es 2-4 veces menor sin acabado y hasta 6 veces con acabado fino, en comparación con la construcción tradicional (ladrillo con aislamiento y revestimiento de pladur)”.

Transpirabilidad

Irina afirma que en su casa “no hay lugar para la humedad”. Esto se debe a que el propio material, al ser transpirable, previene la aparición de hongos y moho. Además, al no tener huecos por dentro, el hormigón celular no deja a los insectos crear sus colonias dentro de los muros. Al mismo tiempo, el material es ecológico, hipoalergénico y no tiene ningún impacto negativo en la salud humana.

Ahorro

El uso en construcción del hormigón celular curado en autoclave puede reducir las facturas por la luz o el gas hasta tres veces. Pero una cosa es la teoría y otra, la práctica. Siguiendo con el ejemplo de la casa de Irina, “la factura de la luz en mi casa de 400 m2 no supera unos 200-300 euros al mes, siendo la mitad de esa factura en concepto de 15Kw de potencia contratada”.

Tiempo de ejecución de la obra

La precisión del tamaño de los bloques, su peso ligero… todo reduce significativamente el tiempo de construcción, lo que se traduce en un ahorro del precio de la obra. “El valor calculado del coste de mano de obra debido a la reducción en el tiempo de levantar los muros es 2-4 veces menor sin acabado y hasta 6 veces con acabado fino, en comparación con la construcción tradicional (ladrillo con aislamiento y revestimiento de pladur)”.

Un material sostenible

Sin duda una de las tendencias de la construcción actual va claramente hacia la sostenibilidad de los materiales utilizados, y sin duda el hormigón celular lo cumple ya que se fabrica con arena de sílice + cemento + cal + yeso + agua + menos del 1% de polvo o pasta de aluminio que, en reacción con el agua, libera hidrógeno, que levanta el hormigón para formar una estructura porosa, similar a como la levadura levanta la masa del pan.

Pero tiene más propiedades que vale la pena señalar:

  • El hormigón celular tiene un alto grado de resistencia al fuego, correspondiente a la clase de resistencia al fuego A1, lo que hace que los edificios construidos con él sean ignífugos.
  • Variedad de bloques: se puede construir una amplia gama de tamaños de bloques de diferentes densidades, lo que lo hace apto utilizarlos tanto para los muros exteriores como para tabiques.
  • Resistencia/dureza: utilizando los tacos químicos, se puede colgar o montar cualquier módulo de cocina, muebles y otros elementos pesados directamente a la pared de hormigón celular. Los bloques HCCA tienen una resistencia a la compresión que le permite soportar ~25 kg por cm2.

Como decíamos, en Europa este material está muy extendido, con más de 150 fábricas que lo producen. En España aún no hay ninguna, pero esto pronto cambiará ya que Baublock está construyendo en Cádiz su primera fábrica de Hormigón Celular Curado en Autoclave para producir este material en España.

Por Cuida tu Casa|8 febrero 2022|Materiales y sistemas constructivosProyecto